Proyecto Pílades

Pílades es un refugio cultural

En el centro de Milán, noche tras noche, Belbo, Diotallevi y Casaubon se sientan a la mesa del Pílades. Ven pasar por la ventana revoluciones, difamaciones, debates, libros, profesores y estudiantes, la Victoria de Samotracia y un camión de basura. De sus conversaciones fluye la historia de la ciudad. Todo es materia convertible en palabra. En debate.

Pílades nace, al igual que en la novela de Umberto Eco, El péndulo de Foucault, de una necesidad de encontrarnos y sacar a la luz los principales temas culturales que nos acechan.

Tomen asiento. Hoy paga la casa.


Equipo

Julio Pérez-Muelas Alcázar

Por alguna extraña razón terminé estudiando física en Granada, pero mis noches pertenecen al cine y a la literatura. Bergman fue un amor de juventud que me hizo vivir en Suecia. Ahora lo hago en Estados Unidos atraído por el universo de John Ford, Billy Wilder y el mundo clásico de Hollywood. Aún así, sigo pensando que mi futuro está al otro lado del Atlántico, muy cerca de los caminos de Don Quijote y del sarcasmo de Berlanga. 

Mercedes Mendoza Cortés

Por las mañanas intento explicar a Kant, pero mi auditorio prefiere conocer las últimas actualizaciones de Instagram. Antes solía escribir en las páginas culturales de Diario de Sevilla y recorrí Ferias del Libro con Edere. Siempre quise tener mi rincón cultureta y por eso me embarqué en Pílades Magazine.

Pepe Pérez-Muelas Alcázar

Cuando el muro caía, en noviembre del 89, yo estaba naciendo. Vine al mundo para leer. Muy de vez en cuando soy leído. Mis mejores años aún caminan entre París y Roma. Bibliotecas, cafeterías, estaciones de tren y cualquier excavación arqueológica son mi hábitat natural. Ulises como método. Camus por encima de todo. Lazarillo por el mundo clásico: mi decisión política fue la filología (Eco dixit).